Estás aquí

El preso que convirtió su celda en un gimnasio y enseña cómo entrenarse

Cuenta la historia que L.J. Flanders estuvo en prisión por una pelea callejera y, desde entonces, su vida dio un giro notable. Tenía apenas 21 años cuando ingresó en la cárcel de Pentonville, en Inglaterra. Allí, construyó su vida. Su nueva vida. Comenzó a hacer ejercicios para mantenerse en forma y combatir el aburrimiento en una pequeña celda.

Con el correr de los días, decidió tomar clases de gimnasia en la cárcel hasta convertirse en un entrenador personal. Así, sus compañeros de prisión requirieron sus servicios. Hasta que se animó y publicó un libro: “The Cell Workout“, en el que ofrece consejos para entrenar el cuerpo en espacios reducidos y sin la ayuda de pesas.

-Antes de estar en prisión, ¿practicabas algún deporte?

-Siempre estuve vinculado al deporte. En la escuela jugábamos al fútbol a la hora del almuerzo (soy hincha de West Ham) y también hacía atletismo. Creo que el deporte es un factor masivo para ayudar a los jóvenes a mantenerse en el camino correcto y para permanecer lejos de los problemas. Cuando termina el colegio comienzan las salidas, llega el alcohol y se potencian las actividades negativas. Si se mantienen fieles al deporte, los jóvenes deberían permanecer lejos de los problemas.

-¿Crees que entrenar “salvó tu vida” mientras estabas en prisión?

-A los 21 años, permanecer 22 horas detrás de una puerta puede tener un impacto negativo muy importante en tu salud mental, por lo que entrenar en mi celda desde los primeros días definitivamente me ayudó a permanecer positivo y ayudó a salvar mi vida mental.

-¿Cómo surgió la idea del libro?

-Estaba haciendo mi propia variación de “Cell Workout” en mi celda y quise tener una publicación para mí mismo, para leer y seguir. En ese momento yo no era un personal trainer calificado y era un novato en este tipo de entrenamientos por lo que me formé y pensé “voy a escribir este libro” y me pasé los próximos 3 años y medio escribiéndolo.

-¿Te consideras un modelo perfecto, un ejemplo?

-No creo que nadie sea perfecto pero trato de ser un ejemplo sobre cómo se puede transformar algo negativo en algo positivo. Sigo adelante y a menudo la gente en prisión sigue el entrenamiento y se inspiran con él para tomar el control y planificar su propio camino y salir de la cárcel siendo mejores personas y para no volver.

-¿Alguna vez imaginaste que, desde la prisión, podrías desarrollar esta idea?

-Creí en que tenía una idea creíble que no se había hecho antes y sabía que tenía un mercado, gente en la prisión, que necesitaba este producto.

-¿Qué es “Cell Workout”?

-Es un método basado en el entrenamiento del peso corporal realizado en un espacio confinado.

-¿Qué mensaje les das a los prisioneros en tus entrenamientos y en el libro?

-Que todo se puede alcanzar y no importa lo complicado de las circunstancias. Todo puede revertirse.

-¿A quién va dirigido el libro?

-El libro fue hecho para internos pero se han vendido muchas copias también al público en general.

-¿De qué trabajás actualmente?

-Hoy en día trabajo en prisión, entrenando a los internos y ayudándolos con motivación.

-¿Cuál será tu participación en el evento Ciudades Felices?

-El viernes 27 de octubre estaré dando una charla y un workshop de una hora y media de duración sobre “La vida luego de la prisión”, desafíos y oportunidades para reinsertarse en la sociedad luego de haber estado en la cárcel. También daré una charla titulada “Estar en el lugar equivocado, en el momento equivocado”, en la que hablaré sobre qué situaciones pueden llevar a una persona a caer en prisión y qué rol juega la ciudad en cuanto a amenazas y oportunidades, qué debemos considerar al crear, planificar y diseñar una ciudad en cuanto a desarrollo y redes de contención para los jóvenes, así como también qué es necesario para evitar la criminalidad. Participaré de un taller sobre cómo el deporte puede sacarnos de la criminalidad y daré una sesión de entrenamiento del método Cell Workout.

El evento Ciudades Felices se llevará a cabo los días 27 y 28 de octubre en la ciudad de Rosario. La entrada a las diferentes charlas y actividades es libre y gratuita pero requiere de inscripción previa por contar con cupos limitados. Más info e inscripciones en www.ciudadesfelices.com

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Top
Ir a la barra de herramientas