Estás aquí

El senador Enrico trabaja para que en los pequeños pueblos la realización de los emprendimientos sea posible

En la humilde localidad de Chistophersen, de 800 habitantes, donde prevalecen las hectáreas sembradas que rodean al diminuto casco urbano de 30 cuadras, cada emprendimiento genera esperanzas y es visto como una oportunidad de empleo más allá de los puestos que pueda otorgar. Por ello mismo, la propia comunidad trata de contribuir para el desarrollo exitoso de estas iniciativas.

En este sentido, el rol de su presidente comunal ha sido importante. Salvador Soraide, desde sus comienzos en la gestión pública siempre dio muestras de acompañamiento a las inversiones de los vecinos, nunca dudó en solicitar recursos a la provincia; tiene bien claro que, en una comunidad en desarrollo como la suya, el aporte que puedan brindar los emprendedores es clave para fomentar el crecimiento y la solvencia de distintas familias locales.

Maximiliano Ledesma, un joven nacido en María Teresa, hace un tiempo atrás se desvinculó de un tambo zonal y junto a su socio, Alexis Gómez, decidieron ir detrás de un sueño.  Redoblaron esfuerzo, la pelearon día a día con pocas herramientas, hasta que finalmente se pudieron radicar en el distrito de Christophersen para dar inicio en mayo a una nueva quesería que se llamará “Don Atilio”.

El camino para lograrlo no resultó sencillo, cuando se comienza desde muy abajo lograr este tipo de proyecciones muchas veces requieren de apoyo del entorno. Es así, como surgieron las primeras conexiones con el senador provincial.

“Al enterarme del proyecto de fábrica y las complicaciones que imposibilitaban concretarla, junto a la Comuna local inicié gestiones para contribuir con el nuevo emprendimiento lácteo. Desde mi gestión, siempre que sea posible ayudo para que en los pequeños pueblos surjan estas fábricas. Por ejemplo, ahora en Chistophersen habrá lugar para cinco nuevos puestos de trabajo, y en un futuro, si todo avanza a buen ritmo, podrían ser más. Eso realmente es alentador. En este caso, la ayuda otorgada desde el Senado servirá para la compra de las últimas máquinas que complementarán la cadena de producción”, señaló Lisandro Enrico. 

“La nueva quesería, asentada en los terrenos del pueblo viejo de Chistophersen, a unos 2500 metros de la zona urbana, contó desde un principio con el acompañamiento del presidente Salvador Soraide.  La Comuna se encargó de edificar la planta donde funcionará la fábrica, y por su parte, Maximiliano y Alexis, los emprendedores, aportaron todas las máquinas que posibilitarán la producción”, expresó el legislador radical.

Emocionado por recordar todo el sacrificio que llevó lograr esta empresa, uno de los vecinos emprendedores, Maximiliano Ledesma, manifestó: “Con mi compañero (Alexis Gómez) tenemos muchas expectativas en este microemprendimiento. Es emotivo mirar el camino que transitamos para lograrlo… Hace seis años comencé a fabricar quesos con una ollita y apenas podía vender en el pueblo, y hoy, estamos a muy pocos días de iniciar una fábrica de quesos blandos, semiduros y duros para distribuirlos en toda la región”.

 “En un principio la idea es trabajar con 35000 litros de leche por semana para la elaboración de 3500 kg de quesos cada 7 días.  Estamos muy agradecidos a nuestras familias y a los empleados por ayudarnos. También al presidente Soraide por su compromiso y generosidad, y al senador Enrico que nos dio su apoyo en esta propuesta para el pueblo de Chistophersen”, finalizó uno de los vecinos impulsores de la nueva quesería.

Deja un comentario

Top
Ir a la barra de herramientas